Video

Johannesburgo

Esta publicación también está disponible en: English (Inglés) Français (Francés) Deutsch (Alemán) اردو (Urdu)

Una compañía de teatro local, Sketch Productions, presentó Droogfontein para concientizar sobre los problemas relacionados con el agua en Johannesburgo. La directora artística, Hannah Nokwazi van Tonder, enfocó la presentación en los temas relacionados con la escasez de agua y la falta de un tratamiento adecuado del agua.

Creative Commons LicenseJohannesburg Video por RUVIVAL Team está bajo una licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Droogfontein, o fuente seca en español, es un buen juego de palabras. Un juego de palabras que funciona bien, ya que muchos lugares de Sudáfrica tienen ‘fontein’ en su nombre. El nombre es también un comentario acerca del capitalismo. No hay nuevas tierras que se puedan llamar ‘fontein’, pero los propietarios capitalistas continúan agotando estas ‘fuentes’ hasta que se secan, dejando poco o nada para el resto. Nosotros, como seres humanos, ya no podemos encontrar las fuentes de los manantiales que tan desesperadamente necesitamos.

Los artistas son residentes de una ciudad ficticia, Droogfontein. Buscan la verdadera fuente de vida, una fuente de agua. Pero las personas no son perfectas, por lo que la fuente se explota y se da por sentada. ¿Reconocerá la comunidad la importancia de proteger esta preciosa agua o es el nombre Droogfontein una profecía?

Creative Commons LicenseDroogfontein Images por Masego P. Chale están bajo una licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Contexto: Artistas de Johannesburgo, Sudáfrica

Hannah, junto con sus coreógrafos Quinton S. Manning y Joel Leonard, colaboraron con un equipo de ocho artistas de entre 11 y 26 años para ayudar a hacer de esta presentación una obra digna de contemplar. Todos vienen del grupo Sketch Productions.

Nota de la Directora Artística

Recuerdo la primera sequía que experimenté. La crisis del agua era tan grave que teníamos que esperar cada semana a que los camiones llegaran a la ciudad y nos trajeran agua. Pero esto no era gratis; tuvimos que pagar grandes sumas por ello. A partir de ese momento, me aseguré de hablar no sólo de la escasez de agua, sino también del impacto humano en la crisis del agua. Incluso hoy en día tengo problemas. Donde yo vivo ahora, siempre vemos agua en las calles, que huele menos a agua y más a aguas residuales. Además, constantemente tenemos escasez de agua.

Me sentí muy honrada de formar parte de la comunidad de Global Water Dances. Para mí, la puesta en escena de Droogfontein no trataba sólo de dar una presentación, sino más bien de concientizar sobre los problemas del agua en Johannesburgo. A menudo vemos la ciudad como un todo que da, una construcción divina, cuando en muchas ocasiones no satisface nuestras necesidades diarias. [Hannah Nokwazi van Tonder, texto original en inglés]

Suscríbete a nuestro boletín informativo y recibe un correo electrónico cuando se publique nuevo contenido.

 

 

Comparte: